Saturday, January 28, 2006

La decepción que me producen los dos últimos álbums de U2 (y con ese título ya resumí este post)

Resulta que desde 1994 soy fan de U2. Los fui a ver cuando vinieron a Buenos Aires en 1998 y me pareció un show espectacular. Pero el álbum que estaban presentando ("Pop"), sin ser algo grandioso, resultó ser su último álbum "distintivo", ya que sus dos siguientes discos en estudio ("All that you can't leave behind" y "How to dismantle an atomic bomb") no tuvieron nada absolutamente especial, nada que pudiese despertar fanatismos (ni un "Stay" ni un "Until the end of the world" ni un "Miami" ni un "Running to stand still" ni un "Bad" ni un "Love is blindness" ni un "New year's day" ni un "One" ni ninguna de esas canciones sombrías de sus inicios). Bueno, quizás sí haya uno o dos temas así en cada uno de estos dos discos (por ejemplo, "Fast cars"), pero la mayoría de las canciones son... normales. Radiales, digamos, y no en el buen sentido que esa palabra podría tener si estuviésemos hablando de los 60s, cuando "música radial" era algo generalmente bueno. No, las canciones del U2 actual son más "música de ascensor o de oficina" que "buena música para sentarse a escuchar o para cantar orgulloso por la calle". Son canciones que cualquier otro grupo podría tener sonando en las radios.
Y justo esta etapa de la banda es la que más vende, la más internacionalmente masiva, la que agota más entradas en tiempo récord, y todas las críticas de estos dos últimos álbums hablan de un "regreso a las fuentes" del buen rock and roll y de canciones simples. A mí, más que simples me parecen intrascendentes. Si fuesen simples (o radiales) como "With or without you", "Crazy little thing called love", "Roxanne", "Cocaine" o "She loves you", me parecería genial y estaría encantado de seguirlas en un recital de la manera en que se sigue algo "masivo" que hace sentir unido al público. Pero no; son simples en el sentido de "innecesarias".
Por supuesto, ya tengo mi entrada comprada para uno de los recitales que dará la banda en marzo, porque, más allá de los discos, sus recitales siguen siendo eventos descomunales llenos de energía, emoción y, sobre todo, canciones que van más allá de sus dos últimos álbums.

6 comments:

alf said...

Absolutamente en desacuerdo salvo que no te haya gustado Achting baby. Los 2 ultimos albumes retoman un poco lo que hizo grande a U2: la excepcional vos de Bono y los riffs de the edge. Se peude decir que "All that you can�t leave behind" es un disco flojito para el nivel de la banda pero el ultimo es realmente bueno y tiene excelentes temas como "The original of species". Despu�s de POP no pod��an seguir reinvent�ndose tanto. Y creo que el ultimo disco tiene caracter propio

The edge said...

Es culpa del pelotudo de Bono que se la pasa pidiendo que le perdonen la deuda externa a paisuchos y no se concentra en los discos. Pero el show te prometo que no va a decepcionarte!

gugueta said...

hola pablo . . .lindo leerte virtualmente . . estampo mi presencia, acompañando tus comentarios que yo leí, aunque llegaran en archivo tamaño choclo interminable word . . .
saludos
agnieszka
pd: horrible esto de tener que tener un blog para dejar mensaje . . . .uffffaa

Anonymous said...

cada vez me gusta m�s how to dismantle an atomic bomb!!

Alf

Anonymous said...

cada fan tiene sus gustos no todas las canciones de u2 nos van a gustar y cada cancion va para cualquier tipo de persona y solo debemos reconocer el esfuerzo que hacen ellos x gustar acad uno de nosotros que seguimos a u2 pase lo que pase.

Merrick said...

Momento: "solo debemos reconocer el esfuerzo que hacen ellos x gustar acad uno de nosotros que seguimos a u2 pase lo que pase". Primero: reconocer un esfuerzo no está mal, pero eso no implica que el fruto de ese esfuerzo sea sí o sí algo bueno.
Segundo y más importante: espero que lo que U2 busque no sea satisfacer a sus fanáticos, eso los rebajaría en mi escala de valores. Para mí un artista no debe trabajar "para satsifacer al público", porque eso no suena a arte, sino a servicio. Un artista debe expresar lo que siente y/o piensa, y si eso luego, "casualmente" le gusta al público, entonces ese artista tendrá llegada masiva. Pero la llegada masiva a mí no me importa, prefiero la verdadera "pasión por lo que se hace". Prefiero sentir que el que está en el escenario canta algo que tiene ganas de cantar y no una canción que quizás no le interese tanto pero debe cantar porque es uno de sus "hits".
Como ejemplo pongo a Steven Spielberg, que no es músico pero sí artista, en otro campo, el del cine. Hizo muchas películas taquilleras, pero no porque piense en "darle al público lo que ellos quieren", sino porque él siempre piensa en lo que ÉL quisiera ver como film terminado. Y, como tiene una sensibilidad que muchos seres humanos pueden compartir y tiene un gran talento para expresar esa sensibilidad de manera "primal" (de manera que puede ser "aprehendida" por personas de diversas culturas), entonces casi siempre la pega y hace films exitosos. Pero son siempre personales; nunca son una sucesión de pavadas o frases imbéciles y sin timing que se ven todo el tiempo en gran parte de los llamados "tanques" hollywoodenses.
Así que digo: let the artist do what he wants, not what I want.